vísperas de brindis

Author: Javier F. Noya /

Lascivia ácida quemándonos la boca, púrpura de nuestros propios obispos: los quemadores de flores que festejaron sorbiendo el almíbar de la luz que hecha brasa invisible, que quemará nuestra carne oculta hasta que no pueda contener la sangre que brota para regar los pastos y semillas de nuestras alas. En el fulgor del brindis, despegándose el apocalipsis de azúcares rebelados de su dulzura, apunta los dardos de alcohol al vientre y asesta el blanco preciso del deseo. Remolinos de zozobra derriban tus murallas, y en dosis letales para el sarcasmo, irrumpen y arrebatan cualquier excusa. Sólo se pausa el calvario de este dolor en vías de sacrificio por el cristal buscando su música, la invocación de la salud hecha proclama que se esfuma cruzándose con los cortes irregulares de los dulces entregados, con  desgano, a la frialdad de la porcelana. No es nuestro entuerto, ése de pastas y glucosas esclavas de su destino. Sabemos que nuestro fermento confluye en el ocaso del reposo de los alcoholes, como preludio de lo que dejaremos de mirar para dejarlo hecho cuerpo, reguero de orgasmo...y mientras tanto te huelo.

12 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Paso a saludarte y desear que el año 2013 traiga mucha salud para ti.

Saludos.

Darío dijo...

Tantos ritos sin alma, tanta adoración a la porcelana, mientras perdemos sesibilidad...Un abrazo.

Alalba dijo...

Despues de mi ausencia, vengo aqui y me encuentro este meridaje al brindis, comenzemos el año pensando en positivo, que el año que esta recien estrenado nos acompañe la felicidad , nos recubra de salud y nos envuelva el amor...

Muaks

LA ZARZAMORA dijo...

Hay alcoholes que mezclados con los azúcares de noches de zozobra y sarcasmos arrancan las soledades del cuerpo.

Confluyen los cristales recosidos y la sangre que corre por las venas se funde con la dulzura de la música y la frialdad de los deseos consumados.
Pero siempre queda el resabio de un aroma, ése que nos permite respirar de adentro hacia afuera y conservar el olor del paso del tiempo en la piel.

Feliz, 2013 Javier.

Un placer volver a encontrar tus letras.

Lichazul dijo...

tanto tiempo que no aparecíamos por los espacios mutuos, que lindo fue leerte por allá
gracias por tus saludos, un fuerte abrazo también para ti
siempre un placer leerte
abrazos y feliz 2013!!!

RECOMENZAR dijo...

El la olia en sus sueños.. sintiendo su aroma ..el de la piel incrustada en sus recuerdos...
Gracias por siempre estar

María dijo...

Pues yo hoy te dejo mi brindis para este nuevo año que ha comenzado porque todos tus proyectos se cumplan, y además, deseo que los Reyes Magos te traigan todo lo que les hayas pedido y que si algo se les ha olvidado en el camino, no te desilusiones porque quizá lo recibas a lo largo del año.

Feliz noche de ilusiones, de magia y de Reyes Magos.

Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Aún seguimos vivos.
Esa es la gran noticia.

Saludos.

miralunas dijo...

brrrr.... y mientras tanto te huelo?

qué remate tan sensual, para toda esa farragosa sensación!

más que vivos, toro, más que vivos!

abrazo, Javier!

MAGAH dijo...

En el fulgor del brindis...buen año!

Horacio Beascochea dijo...

Las palabras finales, una invitación, los brindis, el preludio de lo que vendrá.

Abrazo grande, gran año para vos

MTeresa dijo...

Introito pecaminoso
ante el elixir báquico,
prosa que sabe a poético
recital de los sentidos.

Publicar un comentario