Buenos Aires niebla blues

Author: Javier F. Noya /

Gracias de a miles a esos dedos y discúlpeme si me quedo besando al cielo que nos queda a pedir de boca. ¡Linda niebla! Y gracias nuevamente. Una niebla de estas en Buenos Aires y le damos una vuelta cósmica al tránsito, despegamos para nunca más volver al subte. ni al tren, ni al bondi, hechizados por los ojos de quien nos mire. Niebla púrpura, acorde de séptimas y novenas, ligados de nubes, y la calle pierde el himen de su burbuja pop...inspirador..blues de humos descendiendo para acariciar la vereda, ocultando la altivez de las esperanzas que se pierden en nuestro relativo arriba, un celeste prestado que, a veces, nos lleva a creer que nos elevamos...inspirador...no hay arriba ni abajo fuera de esta pelota de trapos de lava seca, bendecida porque la lluvia olvidó el sulfuro. Aunque eso es por ahora, dura al menos para esta caminata de tranco espeso y vacilante, hundiéndose en la turbia luminosidad de la luz capturada por esta niebla que corta, al ras, lo que queda de noche. Gracias de vuelta por esta trémula lumbre amarilla que corre un poco este follaje de sueño y me permite seguir viendo su mano, sólo su mano . No me dieron una mano, una mano me dio, puedo asegurarlo aun dentro de este tronar confuso de bondis cruzando hacia algún lugar invisible en tonos de cuerda estirada para prolongar un lamento, un futuro arrastre hacia la armonía tonal de la nostalgia...Pop se esconde, la distorsión chirria entre frenadas urgentes. La calle turbia también busca una salida. Entonces me voy de acá, despego.

22 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Hace tanto que no veo niebla...
Aquí vendría muy bien la niebla, unos doscientos años de niebla impenetrable nos ayudarían a no morir de asco con lo que vemos a diario.

Saludos.

El Gaucho Santillán dijo...

La niebla es buena.

Esconde cosas.

Uno no quiere verlo todo, despues de cierta edad.

Un abrazo.

Amapola Azzul dijo...

Bueno, esta prosa es muy larga.

No sé si entendí algo, a mi las nieblas si que me parecen bonitas,porque dejan intuir cosas, aunque no se vea ningún horizonte.

saludos.

Beatriz dijo...

¡QUÉ BELLO!. ME HAS HECHO SENTIR CAMINANDO ENTRE ESA NIEBLA PORTEÑA, QUE ACASO SE FUNDA EN LAS PARTITURA DE ALGÚN TANGO.
ESA NIEBLA QUE DIFUMINA NOSTALGIAS. QUE ATESORA ENTRE SU ESPESURA NOCHES DE AMORES Y TRAICIONES, DE PENAS Y ESPERANZAS.

HERMOSÍSIMO TEXTO

ABRAZOS

Pluma Roja dijo...

En Guatemala, hay lugares en dónde la niebla no te deja ver el camino en carretera, es un trecho pequeño pero peligroso ni siquiera puedes percibir el barranco al lado de la carretera. Da miedo, pero al salir ves de nuevo esa claridad que te devuelve a la vida.

Saludos.

Darío dijo...

Intentaremos salir ilesos de la niebla. Acá está mi mano.
Un abrazo.

GABU dijo...

Ojalá me hubiese encontrado envuelta en niebla más de una vez dentro de esta Capital Federal belicosamente embutida en Buenos Aires...

P.D.:Cuando la situación de colérica que se pone,nos supera,si puede uno despegar y remontar vuelo,bienvenido sea!!!

BESOS Y PENUMBRAS ;-)

Humberto Dib dijo...

Hermosa prosa poética, porteño, bien porteño.
Me encantó.
Un abrazo.
HD

Horacio Beascochea dijo...

Muy bonito. La niebla y sus misterios, sus preguntas, sus respuestas. Como Darío, si necesitás mano para salir, cuente con ella.

Abrazo

Rochies dijo...

me mató el torito con su fatalismo.
y ud. me hizo ver mejor entre esta niebla porteña que a veces solamente nos invita a recluirnos, y otras tantas a abordar sus laberintos.

silvia zappia dijo...

la niebla es azul...pero cuidado, es engañosa.
lo acompaño en el vuelo.

abrazo*

Eleanor Smith dijo...

me encanta la niebla. y sobretodo si es púrpura... ud me entiende maestro*

Cecy dijo...

Cuantos misterios se tejen dentro de la niebla con sus densidades. ¿Saldremos? No lo se. La niebla tiene su encanto mientras no se ponga con esa brisca fría que congela. Le ofrezco mi mano, quizás así seamos unos cuantos que nos encontremos entre tanto.

Un abrazo Javier.

RECOMENZAR dijo...

Sos un genio de las letras
no solo para escribir
sino también para comentar
Tu comentario sobre mi pato tiene la delicadeza de un alma y espíritu como el tuyo
Gracias POETA!!!!!!!

LOLA dijo...

Me gusta tanto lo que escribiste en recomenzar que vine a visitarte y ver tu arte
Te felicito

GEORGIA dijo...

Gracias por tu visita...un placer el recorrido por aquí...

MuCha dijo...

Mi Buenos Aires querido cuando te vuelva a ver
con neblinas en tus calles y el olor a gasolina.Un beso javier

Susana Peiro dijo...

¡Qué bello trabajo, Javier! Desde ya, uno de mis favoritos incluso desde el título! Hoy con todo gusto le pondría música –blues, desde luego- y me llevaría estas letras en el ipad, esperando la próxima niebla que no importa donde la encuentre, siempre será en Buenos Aires.

Mi abrazo, Amigo.

Yoni Bigud dijo...

Yo caminaba en la niebla con relativa felicidad. Hoy ya no es tan así, y lo lamento.

Muy bueno lo suyo.


Un saludo.

Jorge Ampuero dijo...

A veces todo depende de tener una mano cómplice para seguir un camino diferente.

Saludos.

María dijo...

Caminando en la niebla desde tus palabras.

Bello texto.

Un beso.

ALA_STRANGE dijo...

siempre tan interesantes tus textos, incluso a pesar de la niebla

Publicar un comentario