Palpar la verdad

Author: Javier F. Noya /

Decir la palabra es conjurar la magia hechizante de su eco. La palabra hurga en los laberintos de tu desmemoria y diluye, filosa y mortal, la distinción de tus sentidos: la pronunciación  mensajera muele las razones y las palpitaciones, desmembrando la mesura. Entonces somos bien o mal, o la conformidad de nada haciendo ruido y creyendo fijar el mundo en su arrogante sintaxis.
           Pero cuando somos alarido, tu explosión expande mundo, tus esquirlas calan ardientes y cortan el estar pendiendo de una noticia vieja que fermenta la espera: evapora el miedo que desconoce su motivo. Por eso sostengo que pronunciar da sospechosa vida. Esparce comillas sembradas entre sepelios y estimula el trance furtivo de amores yertos que afilan las uñas con las que aferrarán la pretensión de esta razón pedante de someter el universo a un listado de letras o rezos para garantizar, así, su perennidad.
            Los besos de trémulas cortezas de carne tibia sucumben a diario y dejan legados cargados a ciegas, y sólo pronunciando dan sentido al peso de la espalda, al clavo que perfora, a la espina que corona, al dolor que vale la pena; porque la palabra es el altar del alma esclava.
            Quiebro tus labios con vientos secos de aliento sordo para no pronunciar tu condena y sólo escucho las brisas que susurran reflejos de cantos de orgasmo. Bebo su tinta, escribo en su caudal y entonces veo, sin el hechizo de la frase dicha, si el amor inunda la geografía de nuestra cama. Sólo así palpo la verdad y mi tacto sabe que no yacen, arrugados bajo el sudor,  piadosos trucos de magia.

28 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Las palabras nos encarcelan pero es que las miradas y los silencios son tan interpretables que no tenemos más remedio que acudir a ellas.
Aunque es cierto que ante un alarido placentero todas las palabra se arrodillan.

Saludos.

Alejandra Mattaloni dijo...

Ayyyssssss.

silvia zappia dijo...

guardar la palabra, cuando es tiempo


abrazo*

Horacio Beascochea dijo...

Las palabras y su refundación. Algo que últimamente me ronda, dotarlas de un nuevo sentido, siempre acompañado de sensaciones, aunque siempre tengan a sabor a poco, cuando hay sensaciones (y celebraciones de cuerpos), de por medio.

Abrazo

Darío dijo...

Increíble artilugio, la palabra, y sin embargo tan precaria. Porque ningun concepto nos alcanza, ninguna "palabra" no dice tal y cual somos, jamás. La utopía, el sueño, la palabra, siempre en los bordes....

GABU dijo...

Las palabras suelen ser bonitas como adorno,aunque no siempre van acordes a la decoración...

P.D.:Cuando dos silencios confluyen y ambos son una misma verdad,mejor no entender nada y dejarse sentir!!

BESITOS SIN TRADUCCIONES ;-)

Alma Mateos Taborda dijo...

Excelente recreación de la palabra con un final para para coleccionar. Genial! Un abrazo

Cecy dijo...

Ay! Ay! Ay!
Este escrito no puede quedar sin ser leído en voz alta, muy alta, pero respetando los silencios y que se funda en un beso.

Un beso Javier.

Eva BSanZ dijo...

Muy cierto, hay palabras que hieren, palabras que matan, pero solo son palabras, la mente tiene que adecuarse y para ello antes de hablar hay que meditar lo que se va a decir.

Un beso Javier

Fiaris dijo...

Para pensar amigo,para pensar.
cariños

María dijo...

Hay palabras que abrazan, que acarician, pero hay silencios que cuando callan pueden herir más que las palabras agrias.

Un placer, leerte, amigo.

Un beso.

miralunas dijo...

será por ésto que ando tras las palabras, aún cuando no escribo. y será por ésto que escribo, aún cuando ando en silencio.
vaya!... que tan bella explicación he encontrado!
se que a tales ojos, tal mirada, amigo mío.

LA ZARZAMORA dijo...

Plas, plas, plas.
Una joyita.
Las palabras se mudan, se disfrazan,y como lenguas camaleónicas, se adaptan y las moldeamos cual arcilla a cada nuevo sentimiento, a cada deseo.
Decimos con ellas a través de la mirada, del tacto, de la piel, en la penumbra de un beso.
Son magia o pesadilla, instrumento que hiere o sana las heridas,
tempestad o calma.

Un beso, Javier.
Disculpa mi retraso. Imperdonable.

Rossina dijo...

Ese último párrafo es sublime.
No pronuncie su condena, es tácita ;)

Qué tarde que llegué esta vez.

Edurne dijo...

Magia, eso es lo que has escrito...
Magia hecha palabras. Palabras hechas magia!

Un aplauso!
Siempre es un placer leerte, Javier, siempre!

Un besote!
;)

Uol Free dijo...

Las palabras son las culpables de que pensemos que lo que no se nombra no existe. Pero yo no podría vivir sin palabras. Y ante lo no-nombrado, busco con afán su palabra.

Acabo de aterrizar aquí. Y me gusta. Con tu permiso, voy a sentarme y leer un rato.

Jorge Ampuero dijo...

Leo tu texto y entiendo que solo el amor nos conduce a encarnar una verdad más subjetiva y más lucida.

Saludos.

Lichazul dijo...

lo único que sé es que las palabras nos hacen existencia, en ellas pueden saber de nosotros los otros y heredar nuestras huellas

el hombre existe a través de ellas

besitos y gracias por tu huella

Ginebra dijo...

Mi querido amigo Javier…en ti nace y palpita la palabra, aquellos esclavos de ella, no podemos mas que amarla y venerarla, cuando te leemos…
Un enorme placer leerte a mi regreso, sentir, devorar de nuevo…es sentir inmenso…
Un abrazo amigo… ;-)

MAR dijo...

Que la magia sea la de tus ojos brillosos de emoción que latan hasta el cielo.
Un abrazo grande.
mar

Alma Mateos Taborda dijo...

Magnífica recreación de la palabra, un texto certero y mágicamente logrado. Un abrazo

Eva BSanZ dijo...

Estoy contigo, yo también prefiero esos susurros de la boca.

Un beso

Susana Peiró dijo...

“Pronunciar da sospechosa vida…” confirmo, afirmo (y firmo) esta sentencia tuya. Así lo quiere también la verdad, muchacha esquiva y desafiante que has desnudado con tus letras en tránsito. Buenísima labore Javier, felicitaciones amigo! Mi abrazo para Vos.

Mucha de la Torre dijo...

Hola querido

MuCha dijo...

sos un gran escritor

MuCha dijo...

Estoy feliz que hayas borrado al robot
jaja
Me volvia loca

RECOMENZAR dijo...

Y ahora te escribo por lo que no te pude escribir antes
Besos

MTeresa dijo...

Volver a lo cotidiano,
a leer estos bellos escritos,
rememorar el pasado
y vivir el presente
contigo
con vosotros.

Publicar un comentario