Seis y media

Author: Javier F. Noya /

Se resecan las sombras,

la media luz del amanecer

exhibe su suficiencia.


¿Qué día será el próximo?

¿Qué rémora urde

en tramas de oscuridades vencidas

el telón que velará al mañana?


Las cenizas,

polvo que a la brisa da esperanzas de cuerpo,

no se esparcen.


La herrumbre de la experiencia

obliga a abrir los ojos,

a pisar el sustrato cobrizo

que pinta tan bien el horizonte

y a caminar.


Veremos aquello que nos amarra al espejo

(esos ojos marrones,

la boca apenas dibujada

que desaparece cuando el reflejo

se interesa por el aliento

que lo empaña)

aun antes

de que el despotismo del reloj

reclame su imperio con estridencia:

algún fantasma espantó al sueño.


Seis y media,

tiempo de ábaco efímero,

microformas de mundo,

una media, una parte,

concepto de pan cortado

y puesto a tostar,

de ciclo que se reinicia

revolviendo café quemado

y se olvida,

al cerrar presuroso la puerta,

que era de nuevo

el futuro de ayer.

24 comentarios:

Javier F. Noya dijo...

Para no olvidarse de carpe diem. Buen fin de semana.

El Gaucho Santillán dijo...

"...que era el futuro de ayer".

Que bien escrito.

Donde se pierde el porvenir?

No nos avisa que se va. y la rutina, manda.

Carpe Diem. Carpe Diem.

Un abrazo.

Yoni Bigud dijo...

Muy bueno. Coincido en eso de que los relojes - el tiempo en general- son despóticos.

Un saludo.

Ophir Alviárez dijo...

Me gusta el ritmo, la cadencia, las precisión de las imágenes que me hacen sentir que casi abro los ojos y quiero salir de la sábanas a caminar...

Me parece que es de lo mejor que he leído en mi paso por acá y lo celebro, celebro la fortuna de compartir el gusto por las letras.

Abrazos,

Ophir

TORO SALVAJE dijo...

Bien.
No lo olvidemos.
Es lo único que hay tangible.

Saludos.

Rayuela dijo...

reinventémonos. (qué cansancio!)

besos, desde este presente circular*



(pd:Celeste nunca tuvo nada judicial en la calle Viamonte de allá...tampoco de acá...recuerdos del futuro..?)

alejandra dijo...

Como un islote, de tiempo dentro del tiempo, me detengo del impulso circular.
Lo observo, lo acaricio, hablo con el sin certeza de que escuche, vuelvo a besarlo y gana la caricia.
Me detiene la tardanza.
Otro beso, escalera, cafe y puerta.

noah dijo...

Realidad y ternura, se unen para este hermoso poema, que susurra..vive..vive..

Gracias,es un placer leerle.

Natalia dijo...

Hola Javier, cómo va todo?

Me gustó lo de "el despotismo del reloj"

muy bueno
saludos!

Horacio dijo...

La herrumbre de la experiencia

obliga a abrir los ojos,

a pisar el sustrato cobrizo

que pinta tan bien el horizonte

y a caminar.

Me llevo eso prestado, si me lo permitís,. El caminar es lo que nos queda, por más que sepamos que nunca alcanzaremos el horizonte.

Abrazo enorme

SUSANA dijo...

Mirá que le pusiste encanto a esa hora fatal! Y metáforas muy interesantes y precisasssss como "el futuro de ayer"!
Buen trabajo Javier!

Carpe noctem para hoy (vierneesssss!)y excelente finde Amigo!

* Eleanor Dalí ! * dijo...

Carpediem! Siempre Carpediem !
Es así, todo termina y vuelve a empezar al día siguiente ;)
Me encantó !
Un beso o 2 !

A.R.N. dijo...

el presente es valedero en cuanto lo disfrutemos. besos

Jabo dijo...

Te quedó genial!
Abrazo. Jabo

Ginebra dijo...

Siempre pasando página de ese libro donde escribir nuestro nuevo día…

Genial tu poema… ;-)

Un placer caminar entre tus palabras,

Bsos

DANI dijo...

Tu universo es Maravilloso Javier. Vivamos hoy.

Un abrazo

Marisa dijo...

Espléndida glosa al "Carpe Diem" tan proclamado por todos nuestros poetas renacentistas, entre ellos, un Garcilaso de la Vega que se hubiera deleitado leyendo tu poema como lo he hecho yo. Tus versos corretean intentando "atrapar al día", a la noche, a la juventud, a los minutos de los segundos de cada hora.
Sin duda, disfrutemos del momento, el invierno del tiempo se lo llevará todo.
Me ha encantado tu composición, Javier.
Un beso.

El magnetista dijo...

Poema flecha del tiempo que invierte el tiempo con las palabras del poema...Un futuro en el ayer es una imagen perfecta.

abrazo

el magnetista

Luisa Arellano dijo...

Por un momento me he visto retratada en mis seis y media.

Me gusta este poema de ambiente axfisiante por lo que la situación tiene de monotonía y sobre todo de obligación. Y por supuesto porque por desgracia somos muchos los que nos identificamos plenamente.

Y me gusta la cadencia de los versos y como arrastras a la angustia... aún botezo delante del espejo :)

Un placer volver a asomarme por tu casa para disfrutar.

Javier F. Noya dijo...

Disculpas por contestar recién ahora, pero a veces uno posterga lo importante por la impronta de lo necesario.

Gaucho: así es, que la vida no se escurra. Abrazo.

Yoni: sip, son unos déspotas que nada les importa, ellos siguen y siguen...Abrazo.

Ophir: sólo puedo devolver tu comentario con un rubor en mi rostro jajajaja. Muchas gracias, poetiza.

Toro: así es, seguir y tocar el día. Abrazo.

Rayuela: ¿nos queda otra alternativa? Quizá una fuerza centrípeta nos saque del disco rayado. Ingenua esperanza tal vez, pero si no estamos fritos. Besos.

Alejandra: que así sea, que rodear tus faldas me pierdan y me oculten de las agujas y las alarmas. Amén-.

Natalia: Gracias por dejar tu comentario! Me alegro que te haya gustado y destaques algún verso. Muchas gracias. Besos.

Horacio. llévese lo que quiera, está en buenas manos y sé que le dará buen uso, usted no es de los que arrugan los versos. Abrazo.

Javier F. Noya dijo...

Susana: por suerte, es la magia de la poesía, hasta lo trágico parece bello. Besos y gracias!!

Eleanor: Así es, y mirá que uno se encapricha en que así no sea jajajaja!! Besos y gracias por pasar.

ARN: así es, deberíamos presentar recursos judiciales si los días no son aprovechables, para que se anulen! Besos.

Jabo: Muchas gracias!!! Que el día sea y ya es bastante. Abrazo.

Ginebra: muchas gracias y me alegra que hayas disfrutado de tu paso por aquí. Es bueno que la gente disfrute y me pone contento eso. Besos y nos estamos leyendo.

Dani: muchas gracias!! No sé si mi universo es tan así, es más, no sé si tengo tanto como para armar un universo, pero lo importante es, me parece, el impulso. Eso sí que no debe faltar: deseo. Abrazo.

Marisa: Ufff, es mucho comentario para un humilde e ignoto poeta ¡Muchas gracias! Besos.

Magnetista. muchas gracias, creo que quedó muy bien esa especie de dilema existencial. Abrazo.

Luisa: totalmente, la rutina y la necesidad son patéticas y hasta parecen irreversibles. Me alegro que hayas disfrutado este paso por aquí, y siempre sos bienvenida. Besos.

manu dijo...

Muy impresionante Javier, otra vez te salió un poema redondito. Cuando leí “se resecan las sombras, la media luz del amanecer exhibe su suficiencia”, sabía que venía algo bueno.

Un abrazo

Erika Madrid dijo...

Me gusta mucho tus cosas Javier, gracias por tu comentario, espero sigamos en contacto.

María dijo...

Hola, Javier:

Hoy me quedo aquí porque no había leído este poema tuyo, y es que estoy viendo que ando algo atrasada por tu blog, no tengo perdón, aunque sí te pido perdón, amigo.

Un bonito ritmo el de las horas que tantas veces se van y no nos esperan, y otras, en cambio, parece ser eternas...

Te felicito por tus versos.

Feliz fin de semana.


Un beso.

Publicar un comentario