APUNTES PARA FUNDAR UNA NECROPOLIS

Author: Javier F. Noya /

Todo ámbito que se precie de contar con historia, memoria y sensibilidad, suele construir necrópolis adecuadas a su condición. Este sitio no podía ser menos. En esa tarea, este artículo intenta colocar los primeros cimientos de aquel reservorio de múltiples inspiraciones, no sin cierta dosis de arbitrariedad de su diseñador, pero que refleja en algún modo el homenaje y reconocimiento a los maestros de esta tarea de escribir. Allí estarán algunas lápidas ilustres, que su servidor ha tratado de retratar de la mejor forma posible (según sus habilidades fotográficas), con ofrendas personales y algún regusto amargo por lo esquivo de los espíritus de Maupassant y César Vallejo, que pese al plano entregado en el cementerio y la insistencia (varios estábamos en la misma tarea) no pudimos hallar. Póngase entonces la primera serie de nuestra necrópolis, aporte perpetrado una mañana calurosa en Montparnasse, de cuyo capricho también se agregaron poetas menos conocidos, pero que también forjaron su estirpe literaria pese a las inclemencias del olvido.
Quedará (para otro viajero u otro viaje) incorporar los exiliados de Montmatre y así sucesivamente aquellos afortunados que, diseminados en distintas geografías y mármoles, nos dan la posibilidad de rendirles homenaje y hacer que su eternidad sea menos melancólica, si así se nos permite.

2 comentarios:

Rayuela dijo...

qué emoción!
besos,cronopio*

Rossina dijo...

Y ud me habla a mí de emociones...
¿lo emocionó la carta que supo mandar a su admirado colega y amigo y con esto que me dice?
Cuando estuve en Paris, jamás recordé que él descansaba allá...
Serán etapas. Cada 17 que me tiene en Montevideo estoy frente al maestro Benedetti con liliums naranjas: me da mucha paz, y no puedo parar de escribirle.
Imagino lo que me pasaría aquí, si tuviese la oportunidad de llegar.
Me hago una pregunta. Por qué tanto ahinco por trasladar el cuerpo de Borges desde Ginebra, a pesar de que fue su decisión evidentemente, y jamás he escuchado nada sobre esta estadía parisina de nuestro Julio.
Un abrazo enorme
Y estos apuntes de la necropolis, porfis no los deje en proyecto.
Sartre... gracias por eso también y por tus visitas siempre.

Publicar un comentario